ITU

Infecciones del tracto urinario (ITU)

Resumen

Intro:

Comparar la respuesta global (respuesta clínica y microbiológica combinada) para el tratamiento de la infección urinaria no complicada en mujeres adultas.

Paciente participante:

Pacientes de sexo femenino mayores de 18 años con síntomas urinarios atribuibles a una ITU.

Todos los detalles:

Si desea más información sobre este estudio, póngase en contacto con nosotros en el (786) 432-3200. 

Infecciones del tracto urinario (ITU)

Las infecciones del tracto urinario (ITU ) son infecciones bacterianas que afectan al tracto urinario inferior, principalmente la vejiga y la uretra, en personas que no presentan ninguna anomalía estructural o funcional en su sistema urinario. Estas infecciones se consideran sencillas y no suelen conllevar complicaciones ni afecciones médicas subyacentes.

Descripción:

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son un tipo común de infección bacteriana que puede afectar a cualquier parte del sistema urinario, incluida la vejiga, la uretra, los uréteres y los riñones. Cuando la infección se limita a la vejiga y la uretra y se produce en individuos sin factores de complicación, se denomina ITU "no complicada".

Las ITU no complicadas son más frecuentes en las mujeres que en los hombres, en gran parte debido a las diferencias anatómicas: las mujeres tienen uretras más cortas, lo que facilita que las bacterias lleguen a la vejiga. La actividad sexual también puede aumentar el riesgo de ITU en las mujeres. Los síntomas de una ITU no complicada suelen ser:

  • Necesidad frecuente y urgente de orinar.
  • Dolor o molestias al orinar (disuria).
  • Sensación de vaciado incompleto de la vejiga.
  • Dolor o molestias en la parte baja del abdomen
  • Orina turbia, sanguinolenta o con olor fuerte.
  • Fiebre leve (en algunos casos)

El diagnóstico de una ITU suele implicar una evaluación clínica de los síntomas, una exploración física y un análisis de orina (urianálisis y urocultivo) para identificar la presencia de bacterias y leucocitos. Los antibióticos son el principal tratamiento de las ITU no complicadas. La elección del antibiótico depende de factores como el tipo de bacteria causante de la infección y los patrones locales de resistencia.

Es importante completar el tratamiento antibiótico prescrito por un profesional sanitario, incluso si los síntomas mejoran, para garantizar la erradicación total de la infección y prevenir la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos.

Entre las medidas preventivas de la IU se incluyen:

  • Beber mucha agua para eliminar las bacterias del sistema urinario.
  • Orinar antes y después de la actividad sexual.
  • Limpiarse de delante hacia atrás después de ir al baño para evitar que las bacterias de la zona anal se propaguen a la uretra.
  • Evitar el uso de productos de higiene femenina irritantes o duchas vaginales.
  • Mantener una buena higiene y llevar ropa interior transpirable.

Si no se trata o si la infección se propaga a los riñones, una ITU puede provocar complicaciones más graves. Si sospecha que padece una ITU, le recomendamos que acuda al médico para que le diagnostique y le trate adecuadamente.

Imagen